Entrevista// Sangre Fucsia: ¿Qué otra cosa podría ser que no fuese el feminismo?

Por Esther Martín

Laura Gaelx y Lolli DJ visitaron Valladolid el pasado domingo, 23 de noviembre, para dinamizar un taller de autodefensa feminista y dejaron plantada una semilla de la que se espera que surja uno o más grupos estables que la trabajen en la ciudad. Pero además, tienen otros muchos proyectos a sus espaldas y dentro de sus múltiples activismos emiten cada viernes en Ágora Sol Radio el podcast feminista Sangre Fucsia. En Exarchia decidimos sentarnos a charlar y aprender con ellas y con tres de las asistentes al taller de autodefensa que impartieron.

¿Cómo surgió Sangre Fucsia? ¿Por qué en ese momento?

Gaelx:  Sangre Fucsia surgió de un grupo de gente que veníamos de otros proyectos radiofónicos. En mi caso venía de un programa en Radio Círculo, la radio del Círculo de Bellas Artes, que se llamaba Comunes. Agatha, que ahora no está muy activa y que se ha ido enganchando y reenganchando, había estado en Radio Utopía, en Crímenes Futuros, donde estaba también Ana. Todas veníamos de otros proyectos que no habían sido tan personales y queríamos hacer algo que quisiésemos realmente.

¿Tiene algo que ver con e surgimiento del 15M?

Gaelx:  Sí y no. El hecho de que Sangre Fucsia esté en Ágora Sol Radio, con la que por supuesto compartimos muchas ideas base, tiene que ver, pero luego hay programas de todo tipo y podíamos haberlo hecho de manera independiente. Ágora sol radio sí que nace de la confluencia de intereses. Barrio Canino es un programa que a lo mejor no trata temas feministas, pero sí que tiene unas formas de hacer radio, una manera de entender la cultura y la radio muy abierta en la que sí que tenemos puntos en común.

Lolli: En Italia pasé tres o cuatro años haciendo radio, una radio comunitaria de allí, en FM, que era en directo y cuando llegué a Madrid hubo un intento en la Caracola de retomar Transisters, pero el proyecto se abortó por lío de tiempos y gente que no podía implicarse y cuando Laura me propuso Sangre Fucsia dije sí.

¿Por qué el feminismo?

Gaelx: ¿Por qué no? ¿Qué otra cosa podría ser que no fuese el feminismo? Lo que sí que es cierto es que teníamos de referente a Hacia el Sur en el Atlántico justo en esa época y cuando empezamos a hablar de qué queríamos hacer, teníamos claro que iba a ser feminista sí o sí, aunque no quisiésemos. A ninguna nos apetecía en ese momento hacer un programa muy pedagógico, desde cero, para difusión y pedagogía feminista. Nos apetecía hacer la radio que queríamos hacer, pero inevitablemente iba a ser feminista.

Lolli: Al hablar de varios temas, siempre nos surgía la visión feminista:  un concierto o coches, como en un programa que hicimos de coches y mujeres. Hablamos nosotras ¿y nosotras de qué hablamos? De feminismo.

f8d3f-sangrefucsia12

http://www.ivoox.com/sangre-fucsia-12-mujeres-on-wheels_md_1994149_wp_1.mp3″
Sangre Fucsia #12 Mujeres on wheels

¿Cuál es el aprendizaje hasta ahora?

 Gaelx: Donde es más patente, es en el aprendizaje en el medio radiofónico, en el aprendizaje de hacer un programa: nos preocupamos de que se escuche muy bien y de que tenga dinamismo y mucha rapidez. Se trata de transmitir ideas políticamente muy contundentes, pero la diferencia está entre hacer un podcast de una persona hablando durante una hora, o un fanzine, con letra pequeña y fotocopiado en blanco y negro o presentarlo de una manera agradable. Nos precupa mucho que Sangre Fucsia sea muy dinámico, que se escuche muy bien, que haya mucha música y mucho corte de audio para que esas ideas que son políticamente muy contundentes se presenten de una manera amable y entretenida.

¿De qué manera un programa de radio puede empoderar a una mujer?

Gaelx: En todas. Para empezar la radio como tecnología es muy agradecida, en el sentido de que vas a escribir un fanzine y te entra el miedo de “no sé escribir bien”, “no sé maquetar” o “es que Photoshop no lo manejo bien”. O por ejemplo la tele o los vídeos: “hay que vergüenza hablar a la cámara”. Con cosas de diseño web tienes que tener unos conocimientos tecnológicos o una actitud o conocimientos personales elevados y la radio es una tecnología sencillísima. La radio clásica por un lado, pero también el podcast hoy, que es tu ordenador, un micrófono y ya, básicamente. Todo el mundo sabemos hablar y hablamos. Es algo muy empoderante porque es algo fácil de hacer y no necesitas grandes conocimientos.

¿Habéis notado que desde acontecimientos como el 15-M o la “Ley Gallardón” hay más chicas preocupadas por el feminismo?

Gaelx: Yo creo que los dos hitos que has nombrado sí que han cambiado el panorama activista en general. Creo que el 15-M propició una incorporación masiva de mujeres en posiciones de liderazgo en movimientos sociales; ahí sí que hay un pequeño cambio importante. También el intentó de reforma de Gallardón involucró a muchas feministas jóvenes en una lucha específica que estaba un poco reducida, quitando algunas excepciones como otro grupo en el que estoy, a una media de edad que era muy alta. Una nueva hornada se involucró en alianzas con el viejo feminismo.

sangre-fucsia

También dais talleres de autodefensa feminista, ¿creéis que es un aspecto que se trabaja dentro del feminismo?

Lolli: Es un tema bastante conocido. Nosotras hemos dado talleres porque hemos estado en un grupo durante un año y medio y luego desde ahí nos ha surgido la idea de dar un taller nosotras. Es una forma de empoderarnos y de decir: “lo sé hacer y puedo hacerlo”. Pero grupos de autodefensa hay muchos. Es un tema que se plantea mucho.

 ¿Y cómo dais el salto de hacer activismo a través de las ondas a hacerlo a hacerlo en la autodefensa?

Gaelx: Hacemos activismo en muchas cosas. Estas son las dos facetas que hemos traído, pero la radio y el taller no están unidos.

Lolli: Por ejemplo, cuando organizamos el Ladyfest hubo un acontecimiento un poco feo dentro del grupo. Nos acosaron dos tíos y ahí dijimos: “vamos a hacer algo”. Nació así espontáneamente. Decidimos dar un taller de autodefensa y Laura y yo nos ofrecimos para dinamizarlo. Porque pasó esto y reaccionamos bien y también mal… Creo que es como nacen la mayoría de los talleres.

Gaelx: Sí, a través de una situación incómoda que no se ha resuelto tal y como nos gustaría.

Lolli: Hay una que no se ha quedado a gusto y entonces deicidimos que vamos a reaccionar si pasa esto. Tenemos esta herramienta, vamos a compartirla.

¿Dentro de todos los enfoques que hay dentro de la autodefensa cuál creeis que es el básico para empezar?

Gaelx: Que sea feminsta. Hay muchos talleres de autodefensa feminista y cada uno se centra en unos aspectos o en otros y dará su visión, pero si tiene de manera auténtica o sincera la perspectiva feminista ya llega. Además, el papel que hacen las dinamizadoras en estos taller es mínimo porque realmente es un trabajo muy personal. Es dar una estructura y unas dinámicas. Lo importante es lo que genera cada una dentro de sí y luego eso se pone en común y lo hacen las asistentes, no las dinamizadoras.

Lolli: Yo creo una cosa muy importante en un taller es sentir que no estas sola, que somos un grupo y que podemos reaccionar de forma conjunta. Individualismo, mal (risas). También hay tratar esa parte de la colectividad, mostrar que se pueden dar respuestas conjuntas.

sf59

http://www.ivoox.com/sangre-fucsia-59-sexismo-callejero_md_3771193_wp_1.mp3″
Sangre Fucsia #59: Sexismo callejero

¿Esas enseñanzas se pueden llevar a grupos mixtos?

Gaelx: No es que se trate del debate “espacios segregados sí o no”, pero en concreto para esto es necesario que haya grupos de masculinidad o se pueden llamar como se quiera. Que por supuesto si hay un conflicto, que se trabaje colectivamente, pero que previamente haya habido una reflexión previa sobre la masculinidad en relación con la feminidad al igual que aquí hemos hablado de cómo somos educadas en la feminidad en relación con la masculinidad y cómo nos afecta. Primero hay una fase de trabajo por separado, sin duda. ¿Qué opináis?

B: Yo creo que sumaría y que molaría hacer alguna actividad con los chicos para que se den cuenta, es que incluso con los grupos más cercanos, la gente es más receptiva, pero también recibes otro tipo de actitudes.

A: Yo lo que espero de una persona activista es que vale, yo tengo mis espacios, pero vosotros cread los vuestros, cuestionaros vosotros mismos, corregíos entre vosotros.

C: Nosotras hablamos mucho sobre  por qué tener que ir a educar al otro que no se ha preocupado de cuestionar sus privilegios. Ya bastante hago con currarme lo mío.

Lolli: Hubo un debate que surgió en Ladyfest porque había gente que decía: “tenemos que educar a los hombres” y otra gente y yo decíamos:  “bueno, por qué tengo que ir yo a educar y a llevar un mensaje que se tienen que currar ellos”. Es una responsabilidad que recae sobre nosotras y no.

Gaelx: En concreto este tipo de talleres de autodefensa, que son amplísimos, sería difícil hacerlo mixto porque sería aprender lo que los hombres tienen asumido. A ellos no les da miedo ir solos por la noche, entrar en un bar y decirte cosas, saben pelear y no les da miedo pelear y recibir un puñetazo y darlo. Una parte a la que se dirigen estos talleres es a perder el miedo a esas actitudes masculinas. No se trata de imitarlas, pero sí de conocerlas y poder imitarlas en un sentido performativo y saber usarlas estratégicamente.  No vería posible hacerlo mixto.

A: Yo quería preguntaros cómo hacer frente a agresiones en espacios feministas por parte de feministas.

Lolli: Esto es un temazo.

A: Un temazo y un trago, ¿no?

Gaelx: El caso es que no está resuelto.

Lolli: Es muy duro, sobre todo si las agresiones se producen entre dos mujeres.

Gaelx: Dos mujeres feministas o dos queer, ¿Cómo resolvemos colectivamente eso? Todavía no sabemos cómo hacerlo.

Lolli: Lo que he visto es que se reproducen un poco las dinámicas de hombre-mujer y no se toma muy en consideración que una agresión que puede existir entre dos mujeres tiene matices diferentes porque estamos educadas de manera diferente y tenemos otros resortes.

Gaelx: Tenemos que plantearlo de manera colectiva, porque aunque estos talleres de autodefensa existan, no sabemos ni cómo nombrarlo ni cómo sentarnos a hablar sobre ello. En Ladyfest 2010 vinieron a Madrid a dar un taller un grupo de Valencia que es una asociación que se dedica a trabajar la violencia en parejas de lesbianas y lo tienen bastante trabajado. Desde luego no ha calado lo suficiente.

Lolli: No, es un tema complicado y creo que por las cosas que han pasado en Madrid nadie ha tenido la iniciativa de construir un discurso común, de trabajar esto y ver los matices y es lo primero. Porque es una cosa muy desgastante a nivel emocional, tienes que poner en cuestión todas tus herramientas feministas.

Gaelx: Te descoloca todo.

Lolli: Hablando simplemente con amigas, te dicen: “esta tía me está acosando” y si fuera un hombre en cinco minutos le dices “vete a la mierda” y como es una tía le concedes mucho más. ¿Cómo lo gestionamos? Es plantearse otra vez dónde poner los límites. Sigue siendo patriarcado, pero es otra forma. Hay que planteárselo desde cero y es muy complicado.

¿Qué otros proyectos tenéis en mente?

En Sangre Fucsia sí tenemos en mente, nos lo han pedido bastantes mujeres, talleres de iniciación a la radio, para que pueda haber más programas y más podcast y mil y un proyectos sin parar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Nº 0

  • Nº 3

  • Nº6

  • Nº 1

  • Nº 4

  • Nº 2

  • Nº5

  • Si te perdiste el número anterior…

A %d blogueros les gusta esto: